Fundamentos físicos

Fundamentos físicos del parámetro de medición temperatura

Cuando un físico habla de la temperatura se refiere a la medida de energía que reside en un cuerpo. Un cuerpo posee esta energía debido al movimiento desordenado de sus átomos o moléculas. Si las partículas se mueven más rápido, también sube la temperatura. Es decir, la temperatura es una variable de estado. Junto a otras magnitudes como la masa, la capacidad calorífica y otras, la temperatura describe el contenido de energía de un cuerpo o de un sistema, como se expresa frecuentemente en física.

O aún más compacto:

  • La alimentación de energía térmica produce un aumento de la velocidad de las partículas: la temperatura sube
  • La extracción de energía térmica produce una reducción de la velocidad de las partículas: la temperatura baja

Si un cuerpo ya no tiene más energía térmica, sus moléculas permanecen en estado de reposo. En realidad, este estado no es posible alcanzarlo y se denomina cero absoluto porque no existe ningún otro estado más bajo en energía. A este estado se le asigna el valor 0 K (Kelvin). Por esta razón, la temperatura Kelvin siempre es una magnitud positiva.

La temperatura también podría medirse directamente en unidades de energía, pero la indicación de la temperatura en grados tiene una larga tradición y está anclada firmemente en la física. Por ello se ha mantenido hasta el día de hoy por razones prácticas.

Esquema de la temperatura y la energía térmica

Importante:

La temperatura se indica en Kelvin (K) y para el uso cotidiano se mide en grados Celsius (°C) o Fahrenheit (°F) (EE.UU. y otros países).

En caso de diferencias de temperatura, los expertos siempre hablan en grados Kelvin.

  • Conversión: 1K º 1 °C = 9/5 °F
  • Fórmulas de conversión según la norma DIN 1345:
  • tC = 5/9 (tF - 32) = TK - 273,15
    TK = 273,15 + tC
    tF = 1,8 tC + 32
Esquema Kelvin, Celsius, Fahrenheit