Analizador de combustión testo 320 - Set de iniciación para técnicos e instaladores de calefacción

Modelo  0563 3220 70

  • Analizador y sonda adaptados a las mediciones en calderas instaladas según las normativas vigentes

  • Sensores integrados de O2 y CO, sonda de combustión con sensor de temperatura.

  • Diseño de alta calidad, pantalla gráfica a color de alta resolución, menú con guía paso a paso por todo el proceso de la medición

Es el set estándar para el análisis de la combustión en calderas de gas y gasoil. Este set contiene todo lo necesario para revisar, reparar y poner a punto el sistema de calefacción. 

Descripción

El analizador de combustión testo 320 es un eficaz instrumento para el instalador de calefacción y los servicios técnicos de calderas: es el analizador de combustión que facilita todas las mediciones importantes en un único aparato. Con un diseño estable y de alta calidad resiste a todas las exigencias prácticas y muy fácil de manejar.
Los sencillos menús autoexplicativos están adaptados a la normativa española y le guían con seguridad por el proceso de medición. Todos los resultados de las mediciones se visualizan gráficamente en la pantalla a color de alta resolución y se pueden leer también en lugares con una iluminación insuficiente. El analizador de combustión guarda hasta 500 resultados de medición.
Además, el analizador de gases de combustión testo 320 ha sido probado por la TÜV de conformidad con EN 50379 1-3.

Sobre el equipamiento del analizador de combustión testo 320

El analizador de combustión dispone de dos sensores para O2 y CO, así como de un sensor de temperatura integrado en la sonda de gas de combustión para la medición directa de la temperatura, el O2 y el CO.
Además, es posible realizar mediciones directas del tiro y la presión.
También dispone de más sondas que se pueden adaptar a la aplicación que desee llevar a cabo.

Campos de aplicación para el analizador de combustión testo 320

Se pueden llevar a cabo cuatro aplicaciones en un sólo aparato:
- Medición de los gases de combustión
- Medición del tiro
- Medición de presión diferencial
- Búsqueda temperatura diferencial

 

El pedido incluye

  • Analizador de combustión testo 320
  • Alimentador 5V 1A con cable USB
  • Sonda de combustión compacta 180 mm, Ø 6 mm
  • Set de presión de gas para testo 320
  • Impresora Testo IRDA, 7 rollos papel, 4 pilas AA
  • Bolsa de filtros de repuesto
  • Maleta para testo 320

Sondas

22,80 €
27,59 € IVA incl.
114,00 €
137,94 € IVA incl.

Medición de los parámetros de gases de combustión de la caldera (CO, O2, temperatura, etc.)

La medición de los gases de combustión de los sistemas de calefacción sirve para establecer los contaminantes liberados con los gases de combustión (por ejemplo, monóxido de carbono CO o dióxido de carbono CO2) y la energía de calefacción perdida con los gases de combustión caldeados. En algunos países, la medición de los gases de combustión es un requisito legal. Tiene dos objetivos principales:

1. Asegurarse de que la atmósfera se contamina lo menos posible y

2. Asegurarse de que la energía se utiliza lo más eficientemente posible.

Las cantidades estipuladas de contaminantes por volumen de gases de combustión y de pérdidas de energía nunca se deben superar.

La medición de los resultados requeridos por la ley tiene lugar durante la operación estándar (utilizando el aparato en cada caso). Con una sonda Lambda (sonda de único orificio o de varios orificios), se realiza la medición en el centro del caudal de la tubería de conexión (en el centro de la sección cruzada de la tubería, no en el borde) entre la caldera y la chimenea. El analizador de gases de combustión registra los valores medidos que se pueden imprimir o transferir a un PC en una etapa posterior.

La medición la realiza el instalador en la puesta en marcha y, si es necesario, cuatro semanas más tarde por el inspector de gases de combustión o deshollinador, y luego a intervalos regulares por el técnico de servicio autorizado.

Medición de la presión en calderas (presión de la tobera, presión del caudal de gas, etcétera)

Las lecturas estándar tomadas durante los servicios de sistema de calefacción domésticos incluyen la comprobación de la presión en las calderas. Implica la medición de la presión del caudal de gas y la presión en reposo del gas. La presión del caudal, también denominada presión de suministro, hace referencia a la presión del gas que fluye y la presión en reposo del gas estático. Si la presión del caudal para calderas de gas se encuentra ligeramente fuera del intervalo de 18 a 25 mbar, no se deben realizar ajustes y la caldera no se debe poner en funcionamiento. Sin embargo, si se pone en funcionamiento, este no será correcto, y se producirán explosiones cuando se encienda la llama; al final la caldera fallará y el sistema de calefacción se apagará.

Medición de las temperaturas en radiadores

Cuando se mide la temperatura de los radiadores, se registran en particular las temperaturas de caudal y retorno y el técnico las evalúa. La temperatura del caudal se define como la temperatura de un medio de transferencia térmica (por ejemplo, el agua) con el que se suministra el sistema. La temperatura del medio que fluye fuera del sistema se denomina la temperatura de retorno. Para evitar pérdidas dentro del sistema de distribución del calor y conseguir un mejor nivel de eficiencia de la tecnología de calefacción moderna, es necesario el registro en un punto de las temperaturas de caudal y retorno de determinadas tuberías de radiador y accesorios atornillados. La implementación de medidas pertinentes conduce al ajuste hidráulico basado en la información sobre las temperaturas de caudal y de retorno. Esto define un procedimiento con el que se suministra a cada radiador o circuito de calefacción de un radiador plano dentro de un sistema de calefacción, a una temperatura de caudal establecida, la cantidad precisa de calor necesaria para conseguir la temperatura ambiente requerida para habitaciones individuales Las condiciones operativas con fallos darán como resultado un exceso considerable en el consumo de electricidad y energía de calefacción.