Evitar intoxicaciones por CO

Los instrumentos de medición testo ayudan a eliminar los riesgos de intoxicación por monóxido de carbono.


El monóxido de carbono es un gas incoloro e inodoro que se produce debido a la combustión incompleta de los combustibles en sistemas de calefacción. Este gas puede representar un grave peligro dado que muchos hogares españoles disponen de sistemas individuales (calderas) que si no se revisan adecuadamente, pueden ocasionar esa combustión deficiente. La mejor manera de reducir el riesgo de una exposición fatal al gas es que un profesional con la tecnología más avanzada en medición revise el sistema de calefacción a intervalos regulares.

Medición de CO con testo 315 en una cocina

Biblioteca Testo: guía de medición en calderas

testo_guia_calefaccion.jpg
Todas las indicaciones para determinar correctamente el funcionamiento de un sistema de calefacción doméstico

Los peligros del monóxido de carbono

El CO carece de sabor, color y olor, ni tampoco irrita ojos o nariz. Además, los síntomas a la exposición (dolor de cabeza, fatiga, nauseas...) son muy parecidos a los de otras enfermedades. Una concentración de gas pequeña puede provocar incluso desmayos, y una cantidad ya más considerable puede representar un elevado riesgo de muerte. Los casos que suceden cada año de intoxicación por monóxido de carbono provocan una elevada alarma social y demuestran lo poco que sabe la población sobre estos riesgos.

La necesidad de revisar el sistema de calefacción

El Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) establece revisiones obligatorias de los aparatos de calefacción; el servicio técnico oficial de la empresa mantenedora certificada, asegurará el correcto funcionamiento y rendimiento del sistema de calefacción.

Medición de CO con un analizador Testo

Testo ayuda a prevenir el riesgo del CO

Con los instrumentos de medición adecuados, el técnico de mantenimiento puede realizar la labor de inspección del sistema con total fiabilidad. Los detectores de CO Testo son medidores de uso rápido e inmediato, sin fase de puesta a cero. Detectan el monóxido de carbono en el entorno, incluso con concentraciones mínimas, son muy sencillos y seguros de manejar, y disponen de alarma óptica y acústica en caso de sobrepasar el valor límite.

La prevención por parte del usuario, junto a la correcta revisión con instrumentos de alta tecnología, son las mejores medidas para evitar los riesgos de envenenamiento por CO.