La medición fácil del pH en los alimentos y otras sustancias

En la antigüedad, para determinar el grado de acidez se empleaba el sentido del gusto. Al probar muestras de sustancias con pH diferentes, las terminaciones de los nervios de la boca experimentaban diferentes estímulos que se describían como "ácido" o "básico".


Evidentemente, la tecnología nos ha permitido desarrollar otros métodos mucho más seguros y precisos para determinar el pH. Siguiendo nuestros consejos, verá que los modernos pHmetros son un instrumento muy sencillo de usar y de conservar durante mucho tiempo.

Medición con pHmetros testo

Biblioteca testo: guía sobre medición de pH

Medición de pH testo

Guia con toda la teoría y todos nuestros mejores consejos para medir pH y usar el medidor de la forma más correcta y adecuada.

Los pHmetros tienen múltiples utilidades: desde medir el pH de la masa del pan, de productos cárnicos o del agua potable hasta medir las soluciones de revelado en películas o la composición del producto en peleterías. En cualquier caso, la forma de utilizar y mantener los pHmetros siempre es la misma y responde a una misma metodología. 

Medir siempre a temperatura ambiente: La temperatura es uno de los parámetros más importantes a considerar cuando se mide pH. Todos los procesos químicos son reacciones cuyo equilibrio depende de la temperatura. Por consiguiente, tanto el pH de la solución medida como la señal de respuesta del pHmetro son dependientes de la temperatura. Los mejores resultados de la medición de pH se obtienen midiendo a temperatura ambiente.

Medición de pH en alimentación

Ajuste antes y después de la medición: por su naturaleza y construcción, los pHmetros son instrumentos que se desajustan fácilmente. En contrapartida, también resulta muy fácil ajustarlos. Por eso nosotros recomendamos realizar siempre un ajuste previo y otro posterior a la medición, así el pHmetro se mantiene siempre a su máxima exactitud. Existen soluciones buffer de pH especialmente concebidas para el ajuste de los pHmetros. Por lo general, estas soluciones ajustan el instrumento en los puntos de pH4 y pH7.

Limpieza exhaustiva y conservación adecuada: debido a sus aplicaciones y usos, los pHmetros se ensucian con frecuencia y es necesario limpiarlos con asiduidad. Nuestra recomendación es limpiarlos tras cada medición, ya que su limpieza no requiere de grandes cuidados: simplemente bajo un chorro de agua templada antes de que la sustancia se adhiera al pHmetro y luego secando con un paño suave (sin frotar) si todavía queda algún resto de sustancia adherido.

Para su conservación, recomendamos guardarlos siempre en el gel de almacenamiento que el fabricante proporciona junto al instrumento; los pHmetros tienen un líquido electrolito de referencia para realizar la medición.