pHmetro testo 206-ph2 - Para medios semisólidos o alimentos proteínicos

Modelo  0563 2062

  • Óptimo para la medición de medios semisólidos, alimentos viscoplásticos y que contienen proteínas (p. ej. queso y fruta), así como lubricantes de refrigeración mezclados con agua

  • Módulo de medición dual: con punta de medición de temperatura y electrodo de medición de pH

  • Electrolito de gel sin mantenimiento

  • Incluye funda de protección “TopSafe”:  robusta, resistente al agua e higiénica (se puede lavar en el lavavajillas). Dentro de la funda, el pHmetro alcanza la clase de protección IP68

Con el medidor de pH testo 206-pH2 puede medir el valor pH y la temperatura de medios semisólidos de forma fiable y segura. Óptimo para laboratorios, la fabricación industrial y la industria alimentaria.

Plazo de entrega (en días): 2-3

Portes

194,00 €
234,74 € IVA incl.

Descripción

Industria cosmética, industria alimentaria, industria metalúrgica: el medidor de pH testo 206-pH2 se puede utilizar en muchos lugares, pues es adecuado para la medición de pH de medios semisólidos. Por ejemplo:
• Alimentos viscoplásticos y que contienen proteínas como geles, quesos, frutas, etc.
• Materiales líquidos y pastosos como cremas y aceites
• Lubricantes de refrigeración mezclados con agua


Tecnología de medición avanzada y todo el equipamiento: con el set testo 206-pH2

El medidor de pH testo 206-pH2 dispone de un módulo de medición dual, que integra una punta de medición de temperatura y un electrodo para la medición del pH. Así, no sólo es posible realizar una medición de pH rápida y precisa, sino que al mismo tiempo es posible medir la temperatura.
Gracias al gran volumen de electrolito de gel y al diafragma de poro único, la sonda pH es estanca, no necesita mantenimiento, es robusta y resulta insensible a la suciedad.
El medidor permite una calibración en 1, 2 o 3 puntos. La detección automática del valor final le ayuda a efectuar la medición.


Higiénico y robusto

La funda protectora TopSafe dota al medidor de pH testo 206-pH2 con la clase de protección IP68: es apta para el lavavajillas, higiénica y protege al medidor de la suciedad, el agua y los golpes.

 

El pedido incluye

  • pHmetro testo 206-pH2
  • Tapón con gel de almacenamiento
  • TopSafe
  • Sujeción para pared/cinturón
  • 1 pila tipo CR2032
  • Manual de instrucciones
Datos técnicos generales

Medidas

197 x 33 x 20 mm (l_w_h)

110 x 33 x 20 mm (sin sonda y TopSafe)

Temperatura de funcionamiento

0 hasta +60 ºC

Carcasa

ABS

Clase de protección

IP68

product_colour

blanco

Longitud del tubo de la sonda

35 mm

Diámetro tubo de la sonda

11 mm

Homologaciones

CE 2014/30/EU

Tipo de batería

1 CR2032

Autonomía

80 h (Auto Off 10 min)

Tipo de pantalla

LCD

Medidas de la pantalla

2 líneas

Número de canales

2 canales

Intervalo de medición

2 medición por segundo

Compensación de temperatura

automática

Temperatura de almacenamiento

-20 hasta +70 ºC

Peso

65 g (sin TopSafe)

Datos técnicos generales

115 g (con TopSafe)

NTC

Rango

0 hasta +60 ºC (Brevemente hasta +80°C max. 5 min)

Exactitud

±0,4 ºC

Resolución

0,1 ºC

pH

Rango

0 hasta 14 pH

Exactitud

±0,02 pH

Resolución

0,01 pH

Accesorios

Pila tipo botón CR2032

Modelo: 0515 0028

5,20 €
5,20 € IVA incl.
14,00 €
16,94 € IVA incl.
14,00 €
16,94 € IVA incl.
133,00 €
160,93 € IVA incl.

Medición de pH en el agua para consumo humano

Actualmente el concepto legal que regula la calidad de las aguas destinadas al consumo humano en España se basa en la Directiva 98/83/CE del Consejo de 3 de Noviembre de 1998.
La Directiva 98/83/CE se transpuso al derecho interno español en el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.
Aunque existe más legislación y normativa a este respecto, es este Real Decreto el que fundamentalmente se utiliza como base para regular las aguas de consumo humano.
 
Entre los diversos parámetros que se establecen en el Real Decreto 140/2003 está el valor de pH. Este valor no debe exceder el límite ácido de 6.5 o el límite alcalino de 9.5, con la recomendación básica de que el agua en ningún momento podrá ser ni agresiva ni incrustante.
El pHmetro testo 206 dispone de las siguientes características para medir en concordancia con lo estipulado en el RD 140/2003:
  • Medición directa in situ para determinar el valor de pH
  • Disponible en tres versiones diferentes (incluyendo una versión compatible con la mayoria de electrodos de pH del mercado)
  • Funda protectora “TopSafe” a prueba de suciedad y salpicaduras (clase de protección IP68)
  • Medición de temperatura integrada simultánea a la medición de pH
  • Gel electrolito sin necesidad de mantenimiento

Medición de pH en el sector alimentario

El valor de pH de los alimentos es directamente proporcional al crecimiento de microorganismos y por tanto a la calidad y seguridad de los primeros. Por este motivo muchas empresas alimentarias usan el valor de pH como referencia para evaluar la calidad de sus productos. Por ejemplo, el valor de pH tiene gran importancia para la elaboración de productos cárnicos, embutidos o lácteos.
Midiendo el valor de pH, las empresas cárnicas pueden determinar la retención de líquidos, el sabor, el color, la ternura y la durabilidad de las piezas. O las empresas panaderas pueden determinar la acidez de la masa fermentada. En el caso de los aderezos, el valor de pH es importante para determinar la consistencia de la calidad del producto.

Medición de pH en la industrial cosmética

El pH es un valor crucial para la calidad del producto en la industria cosmética. Un cosmético demasiado ácido o demasiado alcalino puede provocar irritaciones o erupciones cutáneas. El pH de la piel se sitúa entre 5 y 6.5 gracias a su capa protectora ácida natural. De hecho, los limpiadores neutros son ligeramente ácidos, por lo que mantienen esta capa protectora de particular importancia para las personas con la piel sensible. En cambio, los aceites de limpieza son ligeramente alcalinos para favorecer el proceso natural de reposición de los aceites naturales de la piel.
Por tanto, en la industria cosmética el valor de pH se debe monitorizar, controlar y, en caso necesario, ajustar justo durante el proceso productivo, para que el producto final tenga el valor requerido.