Así evitará los errores de medición

Consejos para una medición correcta

Para efectuar una medición del flujo correcta hay que distinguir cómo es la tarea de medición concreta, el lugar dónde se va a medir y cuáles son las condiciones ambiente. Sobre todo, con respecto al lugar de medición, se deben tener en cuenta parámetros importantes durante las mediciones de flujo.

1. En el conducto de aire

En el marco de las mediciones de aceptación, se emplean métodos de medición indirectos (mediciones de rejilla) para determinar las corrientes de aire. En la norma EN 12599 se proponen los siguientes métodos: Método usual, método del eje baricéntrico y método logarítmico-lineal. A partir de los valores de velocidad individuales medidos se calcula la velocidad de flujo media y, a partir de esta, el caudal volumétrico.

testo-425-application-velocity-004652.jpg

Consejos para la medición en el conducto de aire

Cuando se mide en conductos con una sección transversal pequeña puede tomarse como referencia: si la superficie de incidencia de la sonda en relación a la sección transversal libre del conducto es superior a 1:100, la sonda colocada afecta al comportamiento del flujo en el conducto. La indicación aumenta en el porcentaje del estrechamiento transversal.

Importante al seleccionar el lugar de medición: en la medida de lo posible mantener un trazado de al menos 10 diámetros del conducto antes de la sonda y de 4 a 6 diámetros del conducto después de la sonda libre de fuentes de interferencias y sellar bien el punto de medición.

La sonda tiene que poder girarse en el punto de medición del conducto de tal manera que se detecte la velocidad máxima. Solo así se puede registrar el valor medido. Especialmente al medir con el tubo de Pitot es importante el giro en la dirección principal del flujo.

2. En salidas de aire grandes

Las mediciones en las salidas del canal implican un alto factor de incertidumbre y solo son adecuadas para las mediciones de aceptación. Deben utilizarse más bien para realizar mediciones estimadas. Tal y como ya se ha descrito en el capítulo anterior, en las grandes salidas del canal los mejores resultados se logran con un molinete de 100 mm. Para ello, hay dos posibilidades:

Medición puntual: Se procede sucesivamente y de manera uniforme a los puntos de medición sobre la superficie del canal y se calcula el promedio.

Método de deslizamiento: La sonda se mueve gradualmente por toda la superficie de la rejilla. Al hacerlo se construye una media aritmética temporal.

Imag-testo420-Aplicacion-Ventilación.jpg

Consejos para la medición en salidas de aire

Tener presente la distancia respecto a la salida: Es importante durante la medición mantener una distancia de 3 a 5 cm con respecto a la abertura.

Evitar una velocidad de ejecución irregular del molinete: Lo ideal sería efectuar varias mediciones, p.ej. una vez guiando la sonda en bucles verticales y otra guiando la sonda en bucles horizontales.

Influencia de la corriente de aire a través del molinete y la persona que mide: Las resistencias de flujo influyen en el resultado de medición. Por lo tanto, se debe utilizar un molinete de gran tamaño para que en el perfil del flujo que se desea medir solo se encuentre la sonda de molinete.

3. En las entradas/salidas de válvulas de disco y ventiladores

La medición de corrientes de aire y el cálculo correcto del caudal volumétrico en las salidas de aire de ventilación pueden ser un desafío.

Las turbulencias que se generan en estas y las diferentes direcciones del flujo dificultan una correcta medición.

La medición con un embudo en combinación con un anemómetro de molinete o una sonda de molinete permite mediciones de flujo fáciles y precisas en rejillas de ventilación y válvulas de disco.

testo-417-0563-4172-application-velocity-004248.jpg

Consejos para la medición en válvulas de disco y ventiladores

  • El embudo debe asentarse completamente en la válvula de disco o en el ventilador
  • Para las mediciones en los llamados difusores de salida de aire, en los que el flujo presenta una fuerte corriente, se deben utilizar rectificadores para conseguir resultados de medición significativamente mejores a través de un flujo contrarrestado