Detector de fugas de refrigerantes testo 316-3 - Detector electrónico para gases refrigerantes

Modelo  0563 3163

  • Detecta todos los refrigerantes convencionales: CFC, HFC, HCFC

  • Alta sensibilidad (< 4 g/a), detecta incluso las fugas más pequeñas

  • Manejo extremadamente sencillo con un solo botón

  • Cumple los requerimientos de la normativa para gases fluorados y las normas SAE J1627 y EN 14624:2012

¿Detección de fugas para la tecnología de refrigeración? Por supuesto. El detector de fugas testo 316-3 detecta todos los refrigerantes convencionales y encuentra hasta las fugas más pequeñas. Además, cumple con todas las normas y regulaciones importantes; un dispositivo útil para los técnicos frigoristas.

250,00 €
302,50 € IVA incl.

Descripción

El detector de fugas testo 316-3 no debería faltar entre las herramientas habituales del profesional frigorista: detecta con eficacia todos los refrigerantes convencionales; encuentra, gracias a su elevada sensibilidad, incluso las fugas más pequeñas; y detecta, gracias a su puesta a cero automática, fugas en espacios ya contaminados.

Resumen de todas las ventajas del detector de fugas testo 316-3

• Detecta todos los refrigerantes convencionales: CFC, HFC, HCFC
• Alta sensibilidad de < 4 g/a - 1g/a según EN14624:2012, por lo que descubre hasta las fugas más pequeñas
• Listo para el uso de forma inmediata sin necesidad de seleccionar el tipo del refrigerante
• Puesta a cero automática. Detecta también fugas en espacios ya contaminados
• Alarma visual y acústica en caso de fuga
• Cambio de sensor fácil y en cuestión de segundos
• Cumple los requerimientos de la normativa de gases fluorados, así como las normas SAE J1627 y EN 14624:2012

 

El pedido incluye

  • Detector de fugas testo 316-3
  • Sensor
  • Bolsa con filtros y protector de plástico para el sensor
  • 2 pilas tipo D
  • Protocolo de calibración
  • Maletín de transporte
Datos técnicos generales

Humedad de funcionamiento

20 hasta 80 %HR

Temperatura de funcionamiento

-18 hasta +50 ºC

Detectable

R22; R134a; R404A; R410A; R507; R438A; y todos los CFCs, HFCs, y HCFCs

Sensibilidad

4 g/a (0.15 oz/a)

Vida útil del sensor

aprox. 80 ... 100 h (corresponde aprox. a 1 año)

Norma

EN14624:2012; SAE J1627

Directiva UE/CE

2004/108/CE

Tipo de batería

2 D

Autonomía

16 horas de funcionamiento continuo

Temperatura de almacenamiento

0 hasta +50 ºC

Peso

500 g (incl. pilas)

Cambio de sensor por el cliente

El diseño simple de testo 316-3 permite cambiar el sensor en unos segundos, por lo que el sensor siempre está preparado para utilizarse

Prueba de estanqueidad de los sistemas de refrigeración

testo 316-3 cumple todos los requisitos de la regulación de gases F gracias a la alta sensibilidad de 4 g/a. Esto significa que se pueden encontrar todas las fugas, independientemente de si el refrigerante es R22, R134a, R410a u otro.